Ámsterdam, la ciudad de las bicicletas

Ámsterdam.

Por fin iba a conocer ese rincón del mundo que tantas ganas tenía, Ámsterdam y sus canales (que hicieron que me perdiese más veces de las que me encontré).

Mi primera vez en la ciudad de la tolerancia, le llaman.

Esas buenas sensaciones que me transmiten los países del norte de Europa, con su arquitectura de cuento, sus cafés interminables (como buena amante del café siempre me fijo en este pequeño gran detalle),  y sus lugares más que acogedores. Que a la vez me despiertan un sentimiento de amor-odio que compartiré con las personas que, como yo, sean de más de 25 grados a la sombra. Y es que en estos países queridos, como ya sabéis, sólo encontraréis esta temperatura dentro de casa.

Mi momento favorito del viaje, sin ninguna duda, fue recorrer la ciudad en bici, notar el viento en la cara (aunque frío, eso sí), a la misma vez que pasábamos edificios increíbles, parques interminablemente verdes y puentes de ensueño, en los que si viene una ráfaga de viento repentina estás en peligro de perder cualquier accesorio (os cuento más adelante por qué).

El primer día en la ciudad, y como ya es tradición en mis primeras visitas, decidimos coger un Free Tour con el que empezar a conocerla (ilusa de mi, iba a seguir tan perdida como antes una vez terminase). Esta vez elegimos Sandemans para que nos empezase a descubrir Ámsterdam, con punto de encuentro en la Plaza Dam. El tour guiado fue adentrándonos en puntos tan escondidos como Begijnhof, una plaza rodeada de edificios antiguos con un jardín central que hace que te olvides de que estás en el centro de la ciudad; el puente más ancho y la casa más estrecha de Ámsterdam, o algunas iglesias católicas poco conocidas. Y en otros tan conocidos como Bloemenmarkt, el mercado de las flores flotante, que a penas notaréis que lo es (por lo menos yo no lo hice), o el Barrio Rojo (que tanto me impactó).

Después de esto decidimos conocer un poco más todo perdiéndonos (literalmente) entre calles, canales, puentes y bicis, tanto nos embriagamos de la cultura holandesa que decidimos que no nos podríamos ir de allí sin pasar un día moviéndonos como un típico holandés.

Así que para el segundo día nos esperaba un paseo en bicicleta por toda la ciudad, lo que traería alguna que otra sorpresa. Empezamos acostumbrándonos a los no frenos (ya sabéis que las bicis fuera de España usan los pedales para frenar, y eso a nosotros nos cuesta un pelín al principio) en Vondelpark entre muchas risas, para seguir nuestra ruta hacia el famoso I am Amsterdam, atravesando el túnel del Rijksmuseum (fue una pasada hacerlo en bici, el día anterior lo hicimos andando y prometo que no parecía ni lo mismo), hasta llegar al puente más famoso de la ciudad, Magere Brug, donde entre foto y foto mis guantes volaron hasta ahogarse en el río Ámstel, por lo que Ámsterdam siempre tendrá un pedacito de mi. Literalmente.

Después de este paseo, y ya con un poco de hambre, decidimos a ir a probar las mejores patatas fritas de toda la ciudad al famoso puesto Vlaams Friteshuis Vleminckx. ¿Comer patatas fritas en la calle con el frío que hace? Pues no, ya no tienes que pasar frío, porque el bar de enfrente del puesto te deja comértelas dentro pidiendo una consumición. Y sí, a mi me hicieron la persona más feliz del mundo. Y sí, están buenísimas.

Con las pilas cargadas de nuevo, seguimos nuestro camino en busca de buenas vistas de la ciudad, pasando por la Estación Central de Amsterdam hasta llegar a la Biblioteca Pública, donde en la última planta se puede disfrutar de una panorámica llena de magia (esperad a ver el atardecer desde allí, nosotros lo hicimos desde el restaurante de abajo), para después pasar a verla desde el ático del Museo Nemo, donde puedes subir gratuitamente sin tener que pasar por la entrada.

¿Por la noche? Un paseo por el Barrio Rojo antes de volver al hotel donde nos alojamos, el Hotel Mosaic City Centre, siempre fue la mejor opción. Déjate embriagar por el lado canalla de la ciudad.

¿Un plan para cuando vuelva? Probar las cervezas orgánicas y elaboradas de manera artesanal de Bierbrouwerij’t IJ, una pequeña fábrica de cerveza en un lugar muy especial, al lado del Molino de Viento de Gooyer.

Ahora toca hacer maletas para la próxima aventura que podéis seguir en mi cuenta de Instagram día a día, además os dejo 15€ de descuento en una reserva en Booking para vuestro próximo viaje aquí.

Ciudad: Ámsterdam

Hotel: Hotel Mosaic City Centre

Descuento booking (aquí)

PINNAHANA TRAVELS.

18 Replies to “Ámsterdam, la ciudad de las bicicletas”

  1. Unas fotos maravillosas!! Qué bonito es Amsterdam!! El abrigo es ideal!!
    Besicos bonita!!

    1. El abrigo es un peluchito <3 jajaja

  2. que hermosa ciudad, me encantaron tus fotos de verdad se ve que la estas pasando genial.

    1. ¡Fue una pasada! Muchas gracias bonita, besos

  3. Me encanta leer sobre tus aventuras y experiencias. He escuchado y leído muy buenos comentarios sobre Amsterdam. Muy lindas tus fotos, como siempre.

    Besitos…
    Yaimar Pérez

    1. Es que es genial, de verdad. Muchas gracias guapa, un besito grande

  4. Que maravilla de ciudad nos encanta Amsterdam ! Tus fotos han sido un gran recuerdo para nosotros!

    1. Me alegro de que os haya despertado vuestras veces allí 🙂 Gracias chicos

  5. De mis ciudades favoritas sin duda, me encantaron tus fotos ♥

    http://www.heresometimes.com

    1. Y ahora de las mías también <3 Gracias bonita, un besito

  6. Tomaste unas fotografías maravillosas! Me encantaría vivir la misma experiencia

    1. ¡Muchas gracias guapa! Un besito enorme

  7. Amsterdam es una de mis ciudades favoritas! La amo y me encanta andar en bicicleta x ahí! Tus fotos wow

    1. Yo me quedé enamoradísima 🙂 Un besito grande

  8. ¡Muy inspirador! No he visitado Ámsterdam aún y tengo muchas ganas. ¡Tomo nota! Tus looks me encantan y las fotos son geniales. ¡Besitos!

    1. Tienes que conocerlo, ¡es una pasada! Besitos guapa

  9. Wow! Que espectaculo leer esto! Me fascino toda la info! Gracias por compartir!

Leave a Reply

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial